DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Lo mejor del 2010 - segunda parte

LO MEJOR DEL 2010 - POR DAVID ORTEGO - 2ª PARTE

2010: OTRO BUEN AÑO DE CONCIERTOS

Que estamos en crisis es una realidad palpable, y que nada ni nadie (o casi) escapa a ella también es obvio. Esto lo podemos aplicar también al mundo de la música que, desde hace ya algún tiempo vive tiempos difíciles, sobre todo en lo que a venta de discos se refiere.

Esto ha “obligado” a que los grupos, para poder “vivir” de la música, hayan tenido que echarse a la carretera y girar el mayor tiempo posible ya que es su principal fuente de ingresos junto con la venta de merchandising.

¿Esto que ha significado a nivel práctico? Pues que desde hace unos años para acá la agenda de conciertos en España se ha visto incrementada exponencialmente y este año no ha sido la excepción, sino todo lo contrario. Bien es cierto que, hablando de “metal” que es en lo que me voy a centrar (aunque supongo que esto es extensible a otros estilos), España sigue estando en la segunda división, siendo generosos, ya que sigue habiendo giras interesantísimas que no pasan por nuestro país pero no es menos cierto que hay promotores que están arriesgando trayendo bandas que no han visitado nunca nuestro país como pueda ser el caso de Saint Vitus, Cinderella (acontecimiento del año en lo que a hard rock se refiere), Werhmacht, Robbie Valentine, Despised Icon o Klimt 1918 por citar algunas y cuyo resultado, en lo que a asistencia se refiere, ha sido bastante penoso enmuchos de los casos (lo que me lleva a pensar que tenemos lo que nos merecemos). Otras han retornado a España tras bastantes años sin visitarnos como Impious, Theatre of Tragedy o Uriah Heep, que llevaban por ejemplo casi 20 años sin tocar en Madrid (aunque tocaron en Soria y Granada en esta década). Por supuesto también tenemos a las bandas que giran asiduamente por estos lares y que han seguido fieles a la cita como Primal Fear, Destruction o WASP, que parece que viven aquí, igual que Saxon, pero como por ellos siento debilidad pues no me importa que vengan todos los días.

En el apartado de grandes festivales también ha sido un buen año pero seguimos estando a años luz de los festivales europeos tanto en cartel como en organización y emplazamiento. Si excluimos a festivales más roqueros como el Azkena o el BBK Live (aunque este tenía grupos de metal propiamente dicho junto a grupos de otros estilos más “suaves”) o el infame Rock In Rio donde lo mismo toca Motorhead que Shakira, nos quedaría el festival itinerante Sonisphere cuyo cartel era el peor de todos los países donde se celebraba. No sólo no vino el Big Four, compuesto por Metallica, Slayer, Megadeth y Ántrax, (esto gracias a que el Rock In Rio se llevó a Metallica y a que Ántrax fueron bastante impresentables con el tema de su cantante) sino que el lugar elegido fue absolutamente deplorable con un calor infernal y, sobre todo, con una cantidad de polvo que hacía casi imposible respirar en algunos momentos. A pesar de ello pudimos ver buenos conciertos de, Volbeat, unos recuperados Slayer que estuvieron mucho mejor que en Suiza (donde los vi yo) o la reunión de Faith No More entre otros.

En esto de los recintos no puedo olvidarme de comentar el concierto de Iron Maiden en Valencia, que fue mediocre y no compensó el desembolso de dinero realizado, no en tanto en cuanto al grupo o al repertorio (sabía a lo que iba) sino por el lugar elegido para celebrarlo. No he estado en un lugar menos adecuado en mi vida y la sensación de “estafa” sobrevoló el recinto porque el precio era realmente alto para lo que se nos ofreció.
Sin embargo la oferta de festivales “pequeños” patrios ha seguido en aumento dejando festivales en muchos pueblos de España, algunos se van consolidando, como el de Viveiro, y otros se han creado este año y veremos su continuidad, como el que ha dado relevo al mítico Lorcarock murciano.

Por todo ello cada vez más gente decide gastarse el dinero en irse a Europa donde los festivales son mucho más baratos y mejor organizados. Este también es mi caso. De hecho este año he asistido a más festivales de los que habitualmente voy con resultados en líneas generales muy satisfactorios. Así, he salido contento del Keep It True alemán a pesar de que la erupción del volcán islandés y la poca profesionalidad de Candlemass (rebautizados como Cancelmass) hicieran variar el cartel y tener que optar por grupos “de la tierra” para completarlo. Un festival salvado por conciertazos como los de Anacrusis, Watchtower u Obsesión que me hicieron olvidar la pequeña gran decepción de la caída de los suecos.

Sabiendo que España no sería una de las fechas elegidas por el Big Four para descargar me marché a Suiza a verlo y este ha sido el peor festival en el que he estado en el extranjero aunque en el tema extra musical ha sido de los mejores, sin duda. Una tromba de agua increíble dejó el recinto totalmente embarrado y daño los equipos de sonido (porque todos los grupos sonaron entre regular y muy mal quitando dos excepciones). Además, debido a que era un festival de un día, la organización no puso remedio y te encontraban zonas donde te hundías casi hasta la rodilla en el barro. Fue una lástima pero el tiempo es impredecible, aunque sirvió para acuñar una mítica frase entre mis colegas de viaje: “No “barro”, no party”.

Un festival nuevo y muy ambicioso se celebró en Londres. El High Voltage y he de decir que, aunque caro, presentaba uno de los mejores carteles de bandas clásicas del verano con la vuelta a los escenarios de Emmerson, Lake& Palmer, la actuación de ZZ Top, Bachman&Turner o el homenaje exclusivo y único al gran Dio(s) que, sinceramente, me defraudó mucho. Un festival completamente diferente a los que suelo ir con una media de edad de 50 años y familias enteras de picnic con mantas y todo tipo de comida sobre ellas mientras disfrutaban de grupos de su juventud.

Como Alemania es el país del metal por excelencia no dejé pasar la oportunidad de “estrenarme” en otros dos festivales de allí. El Headbangers Open Air no es un “festival” propiamente dicho sino una especie de fiesta en el jardín de un tío que reúne a algunos cientos de metalheads (alemanes sobre todo). Tras la experiencia vivida he de decir que no me mereció la pena porque, aunque ver a Solitude Aeturnus, Virgin Steele (tremenda decepción con ellos), Mekong Delta, Angel Dust o Shock Paris era un gran aliciente, me salió muy caro y no me compensó. Todo lo contrario que el Bang Your Head que me pareció uno de los mejores festivales en los que he estado nunca y no sólo por el cartel, que aunaba bandas típicas con algunas difíciles de ver (y encima, muy variado estilísticamente) sino porque es comodísimo a nivel personal y está genial organizado. Un “descubrimiento” que sin duda, a poco que me guste el cartel, será de mis citas obligadas en años sucesivos.

Quisiera hacer mención a esos viajes relámpago (o con vacaciones incluidas, que siempre mola hacer turismo además de ver conciertos) a Londres para ver tocar integro esa maravilla llamada “Troublegum” de Therapy? o el viaje a Rumania para ver a los dioses Agalloch y el primer concierto de la historia de Alcest (visita incluida a la zona de Transilvania) que ha sido otro de mis “highlights” particulares del año.

Para cerrar no me quiero olvidar de la reunión más importante dentro del metal nacional (y no, no es la de Tierra Santa) que, aunque se vio materializada en vivo en el año 2009 en el festival Metalway por primera vez, ha recorrido las salas del país durante este 2010. Me refiero a la reunión de “los Barones” originales. Hermes, Sherpa, Carlos y Armando de Castro han hecho rejuvenecer a muchos viejos rockeros, y felices a aquellos que no pudimos verlos en su momento, este año con conciertos de tres horas donde han demostrado que son la mejor banda española de metal de todos los tiempos, al menos para mí. Muy grandes las veces que los he visto y ojalá saquen un disco durante el año 2011 para poder volver a verlos ya que está reunión treinta aniversario ha finalizado y, aunque los hermanos van a seguir como antes, está claro que no va aser lo mismo.

Como se puede comprobar ha habido conciertos y festivales para todos los gustos y la oferta es variadísima. Además, esto seguro que se va a repetir durante el 2011 por lo que para lo amantes de la música en vivo, como es mi caso, sin duda el 2011 será otro gran año.