DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Inverloch + Usnea, Sala Silikona, Madrid, 22 de abril 2016

(Texto y fotos: David Ortego) Está claro que el Doom/Death y, por supuesto, el Funeral Doom no son estilos precisamente mayoritarios. Si ya resulta difícil congregar a un número decente de seguidores para conciertos de estilos más “asequibles”, pensar en una buena entrada para ver las descargas de Usnea e Inverloch era casi utópico aunque sean bandas que difícilmente podremos volver a ver por estos lares seguramente.

Efectivamente, a duras penas se superó la treintena de asistentes al bolo pero, lo que nos dimos cita, disfrutamos de un gran concierto al que pocos “peros” le pondría ya que ambas bandas superaron con creces mis expectativas. Me alegro de que la promotora Kivents aprovechara el paso de ambas por el Roadburn, y la cita de Inverloch en el Barroselas portugués, para que pudieran tocar en la capital dándonos la oportunidad de seguir viendo a bandas inéditas por estos lares. Luego nos quejaremos de que siempre vienen los mismos grupos pero, tenemos lo que nos merecemos.

La velada comenzó con el Funeral Doom de los americanos Usnea a los que, sinceramente, vi antes de subirse a las tablas ansiosos por tocar. Esta motivación por agradar ante una sala que, aún siendo pequeña, mostraba un aspecto francamente lamentable se tradujo en un concierto absolutamente brutal, y eso que el género que practica el cuarteto de Portland no es mi favorito.

Su concierto se basó práctica y casi exclusivamente en desgranar su segundo trabajo, “Random Cosmic Violence”, ante la atenta mirada de los pocos congregados que nos vimos “aplastados” por la agonía sónica que el cuarteto desplegó desde que sonaron los primeros acordes de “Lying in Ruin”, tema que abre su último trabajo y que hizo lo mismo con su concierto.

La alternancia de las partes más “melódicas” con fragmentos casi recitados, como si de un oscuro ritual se tratase, unidos a la desgarradora voz del guitarrista Justin Cory a la que la voz de ultratumba del bajista Joel Williams dio réplica durante el transcurso de su actuación, me resultaron demoledoras tanto en el tema inicial como en “Healing Through Death” y “Detritus”, los siguientes representantes de “Random Cosmic Violence” que interpretaron. Grandisima actuación la de ambos vocalistas.

Con canciones que rondan los quince minutos de duración, o incluso los superan, se podría pensar que el aburrimiento podía hacer acto de presencia. Creo que nada más lejos de la realidad porque los americanos consiguieron meter al público en su universo musical ayudados por uno de los mejores sonidos que he escuchado últimamente y el mejor, sin duda, que he vivido personalmente en Silikona. Simplemente increíble con todo sonando en su sitio de manera totalmente equilibrada consiguiendo reflejar las oscuras atmósferas de la música del cuarteto a la perfección.

Para despedirse optaron por dejar “huérfano” su debut homónimo para presentarnos una nueva canción, “Eidolons And The Increate”, con la que cerraron una inmensa, rotunda y extensa (casi tocaron una hora) actuación que, por lo que pude comentar posteriormente con varias personas, gustó muchísimo. Sin duda un comienzo inmejorable para la velada.

No tardaron mucho tiempo en tener todo listo los miembros de Inverloch para comenzar su descarga, cosa que agradecimos puesto que siempre suelen ser unos minutos que, en el caso de alargarse demasiado, llegan a resultar pesados. Ellos demostraron que no es preciso estar probando más de media hora para sonar perfectos porque, como sus predecesores, tuvieron un sonido espectacular.

La banda de culto diSEMBOWELMENT ha salido a colación algunas veces en conversaciones con mis amigos por lo que pensé que la curiosidad por ver en directo a dos de sus miembros sobre un escenario presentar un notable disco como “Distance/Collapse” sería suficiente aliciente para acercarse a la sala de Moratalaz pero parece ser que Inverloch no ha convencido a algunos de los seguidores de los australianos, no entiendo muy bien por qué, y dejaron pasar la oportunidad. Vale que no son diSEMBOWELMENT y que no iban a interpretar teóricamente nada de ellos porque son otra banda, lo me parece perfecto, pero para cualquier seguidor de Doom/Death que se precie creo que Inverloch debería resultar suficientemente interesante como para verles. Esta claro que debo estar equivocado.

Con su primer “largo” recién editado parecía obvio que en él recaería el protagonismo de su actuación, y así fue porque lo presentaron casi en su totalidad a excepción de “Cataclysm Of Lacuna”, pero en realidad lo que hicieron fue tocar casi todo el material editado porque su Ep sonó integro.

Arrancaron con “Distance Collapsed (In Rubble)”, el corte que abre su debut, dejando claro desde el inicio los derroteros que seguiría su descarga, Doom/Death de muchos quilates interpretado con pasión pese a que el ambiente fuera el opuesto al que seguramente habían tenido pocos días antes en el Roadburn. Aquí dejaron patente su profesionalidad ante los cuatro gatos que les vimos.

Como decía anteriormente, su primer Ep “Dusk/Subside” sonó en su totalidad siendo “Within Frozen Beauty” y la lenta, pesada y oscura “The Menin Road” las siguientes en caer antes de que retomaran la senda del último disco con la variada “Lucid Delirium”, provocando algo de movimiento entre algunos presentes (miembros de Usnea incluídos) que se animaron a poguear las partes más rápidas del mismo.

La actitud de la banda fue ejemplar. Desde la pareja de ex-diSEMBOWELMENT Matthew Skarajew a las seis cuerdas y Paul Mazziotta tras los parches, pasando por el bajista Chris Jordon y el guitarrista Mark Cullen (estos algo más estáticos pero igualmente efectivos) hasta la incorporación de última hora de Arne Vandenhoeck, vocalista de Marche Funebre. Este último tuvo la difícil papeleta de hacerse cargo de las voces con tan solo un ensayo a sus espaldas y llenar el hueco dejado por Ben James y, aunque llevaba con el grupo muy pocos conciertos la verdad es que su actuación fue más que correcta, aunque me gustara más la interpretación de las partes Death que las más Doom.

“Shadows Of The Flame” cerró el capítulo correspondiente al Ep afrontando la ultima parte del concierto con la “doomie” “From The Eventide Pool” y la excelsa y extensa “The Empyrean Torment” que fue muy celebrada por los presentes aunque menos que la “sorpresa” de la noche, la versión de la brutal “The Tree Of Life And Death” de diSEMBOWELMENT que puso punto y final a 75 gloriosos minutos de Doom/Death de la vieja escuela.

Tras el apoteósico concierto bajaron rápidamente Paul y Matthew de las tablas para charlar, atender el puesto de merchandise y hacerse fotos con los que así lo desearon agradeciendo personalmente el apoyo recibido con una sonrisa. Y no fuimos pocos los que nos hicimos a precio de risa con su último disco, en cd o vinilo, o alguna camiseta muestra de que no fui el único al que convencieron esa noche. Sin duda, dentro del estilo, uno de los mejores conciertos que he visto en los últimos años.