DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Artillery, Raze + Phobos Preacher, Sala Lemon, Madrid, 7 de abril 2016

(Texto y fotos: David Ortego) Otra vez jueves, otra vez la sala Lemon y otra vez escaso público para presenciar una nueva visita de unos clásicos del Thrash Metal europeo. Me estoy refiriendo a los daneses Artillery quienes, desde que de verdad volvieron a reactivar su carrera discográfica (”B.A.C.K” fue el disco de retorno pero es una “isla” entre “By Inheritance” y “When Death Comes”) siguen a buen ritmo facturando obras bastante inspiradas. “Penalty By Deception”, su última entrega, me ha causado una grata impresión por lo que me apetecía ver cómo lo presentaban pese a que sea un grupo que me gusta bastante más en estudio que en directo por lo que he podido presenciar las dos veces anteriores.

Un par de grupos españoles redondeaban el cartel acompañando a la banda de los hermanos Stützer, porque aunque Morten no actúe con ellos desde 2014 sigue grabando en estudio, por lo que la velada comenzó bastante pronto para ser un día laborable y Phobos Preacher, primeros en pisar el escenario, pagaron el pato de tocar antes una sala vacía.

Lo zaragozanos venían presentando su segundo trabajo, “Asfixia”, editado a finales del año pasado corriendo a cargo de la intro “Nervous...” de dicho disco el inicio de su descarga, que enlazaron sin respiro con la que le da título y “Sentencia”, ante la mirada de los escasísimas personas que allí nos encontrábamos.

Ignoro el motivo pero la actitud del quinteto no me pareció la mejor de las posibles. Esto lo noté sobre todo en su vocalista Dany Carmona quien, lejos de animar a los escasos asistentes, pecó un poco de pasotismo en mi opinión. Las pocas veces que se dirigió a nosotros lo hizo con algo de desgana y dio la impresión de salir a cumplir el expediente en lugar de a ganar algún nuevo seguidor para el grupo.

Imagino que estarían cansados por la paliza de gira que se estaban metiendo o que se contagió del gélido ambiente que se respiraba a esas horas pero es que ni siquiera los agradecimientos me resultaron muy creíbles. Por supuesto nosotros, los espectadores, también debemos entonar el“mea culpa”porque parecimos maniquíes y, aunque era la primera vez que los veía y no puedo comparar, eso fue lo que me trasmitieron.

Tampoco ayudó demasiado el sonido algo embarullado que tuvieron y que, con su mezcla de Thrash, sobre todo a nivel musical, y de Death, en lo que a la voz se refiere, hubiera sido menester para sacarle más “jugo” a su actuación un mejor sonido ya que a Dany apenas se le entendía una palabra de lo que cantaba, y eso que lo hacía en castellano.

“Egoismo” dio paso a “Agonía”, uno de los pocos temas que se colaron de su debut “Humanos” esa noche, junto al propio “Humanos” y “Lágrimas de Arena”, ya que centraron su actuación en presentar el mayor número posible de temas de “Asfixia”. De este modo también interpretaron “Rencor”, un corte muy variado que posee algo más de “groove” que la media de lo que sonó, dejando para la recta final “Palabra de Dios”, con dedicatoria incluida al clero, “Último Suspiro”, uno de los cortes más largos que tocaron y que me gustó bastante o “¿Solución? Exterminio”, con unos riffs muy marcados por parte de Nico Hernández quien les ha ayudado en esta gira a las seis cuerdas. La contienda finalizó con “Hundidos” recibiendo los tímidos aplausos de los que estábamos allí que ya estábamos pensando en la siguiente banda que tocaría.

Escuchando sus composiciones “a posteriori” no tienen malos mimbres y seguramente ese día no fuera el mejor para juzgarles pero no conectaron con la audiencia y me transmitieron muy poca energía a pesar de lo cañero de su música. Espero verles en mejores circunstancias y mejorar mi impresión sobre su directo porque en estudio no me parece un mal grupo.

Alguna que otra persona más se había unido a la “fiesta” cuando aparecieron los gallegos Raze para presentarnos su primer trabajo “Mankind´s Heritage” y con ellos la verdad es que algo cambió la actitud del público consiguiendo animar y movilizar a la gente en mayor medida (menos que Phobos Preacher era imposible) gracias a su Thrash Metal más “estándar”, por decirlo de algún modo. Creo que algo de “culpa”de este cambio se debió a la voz de su cantante y bajista Macaco mucho más típica del estilo quién, además, estuvo más comunicativo que su predecesor.

Arrancaron como lo hace su debut, es decir, con “Bad News” y un sonido más definido que el de los maños, lo que hizo que su concierto fuera más disfrutable te gustara más o menos su música. Además, y esto creo que es una realidad, el seguidor medio de Artillery comulga más con la propuesta de Raze que con la cierta indefinición estilística de sus compañeros de cartel y creo que esa fue otra de las claves para que el concierto de los coruñeses cuajara más entre la audiencia.

A continuación dieron cancha a su primer Ep con “Operation Enduring Freedom” para volver a los temas que componen “Mankind´s Heritage” con “Evil Waits” y “Raze The Earth” consiguiendo poco a poco que la gente se moviera al son de sus canciones, cosa que hasta ahora no habían conseguido del todo.

Los comentarios de Macaco entre temas no cortaron en exceso el rollo y fueron fundamentalmente, además de para presentar sus composiciones, para agradecimientos varios e invitación a los presentes a pasar por el puesto de merchandising y colaborar con su causa adquiriendo algo del material que allí vendían. Creo que lograron su objetivo y alguno de los asistentes se llevo alguna o varias cosas de los gallegos como premio a su descarga por lo que objetivo cumplido.

No tenían demasiado tiempo por lo que no lo perdieron y prosiguieron con “The Church In On Fire” y “L.O.B” antes de atacar el tema que más “revuelo” creó y que no hizo falta presentar. “Over The Wall” de Testament fue la versión elegida con bastante acierto a mi parecer porque les quedó muy resultona y su música me recuerda a un cruce entre ellos y Megadeth, por citar un par de bandas muy conocidas del estilo.

Con este cover terminaron de conquistar a la audiencia que pogueó de lo lindo y afrontaron el último tema de su repertorio echando la vista atrás de nuevo hasta su primer Ep “Man vs Machine”. “Crime Scene, Do Not Cross” iba a ser el último cartucho del grupo a pesar de que la gente pedía otra más y, finalmente, y como los miembros de Artillery aún no estaban en la sala completaron su repertorio con “Do You Wanna Die?” con la que, ahora sí, se despidieron de los presentes agradeciendo el apoyo. Buen calentamiento para lo que estaba por venir.

A estas alturas de la película, con más de treinta años de historia (parones incluidos), creo que Artillery no necesita presentación y los veteranos thrashers Michael y Morten (aunque este último haya dejado la actividad en directo desde hace un par de años como comentaba al principio) siguen manteniendo la llama viva del Thrash danés más old school. Cierto es que no van a volver a sacar un “Fear Of Tomorrow”, ni por supuesto otro “By Inheritance”, pero el nivel de sus últimos lanzamientos me parece suficientemente bueno como para no dejarlos caer en saco roto siendo mi mayor “problema” a la hora de enfrentarme a sus directos los nuevos vocalistas que han tenido que cantar los temas a los que en su día puso voz Flemming Rönsdorf.

La instrumental recogida en “My Blood”, “Prelude To Madness” sirvió de intro anunciando que el “sarao” iba a empezar y para ello eligieron la canción que abre “Penalty By Perception”, “In Defiance Of Conformity”, como primera carta de presentación de un disco que me ha gustado bastante en líneas generales y donde veo más asentado al vocalista Michael Bastholm Dahl, que no me terminó de convencer del todo en su debut con la banda ni en la posterior gira de presentación del mismo, no por mal cantante, sino por su registro más enfocado al Heavy Metal que al Thrash.

Con algunos “parcheados”, aunque menos de los que esperaba para ser una banda muy de ese rollo, con ganas de “liarla” (en el buen sentido, por supuesto) y otros “no habituales” que se unieron a la fiesta el ambiente que se respiró ya desde el inicio fue bastante bueno aunque fuéramos cuatro gatos. Esto siempre es buena señal y el grupo se contagió de ese buen ambiente cuajando una actuación que me gustó mucho. Bueno, todo el grupo no se contagió porque el mayor de los Stützer estuvo igual de serio y aparentemente apático que las otras veces que le he visto, pero debe ir en su carácter. Eso sí, clavó sus partes y de vez en cuando se acercaba al borde del escenario para sentir el calor de la gente de la primera fila provocando cierto “delirio”.

A falta de Morten el otro miembro clásico de la formación, el bajista Peter Thorslund, pareció estar más animado de lo habitual aunque fuera solo porque sonreía y ponía posturitas con su reemplazo, el guitarrista de Spectral Mortuary (llevaba una camiseta del grupo por si a alguien le daba por descubrirlos esa noche) Rune Gangelhof. El guitarrista cumplió con su papel, aunque yo sí que echara en falta al otro miembro fundador del grupo, lo mismo que el activo y sonriente baterista Josua Madsen.

Continuaron con otro corte del último disco que, sorprendentemente, fue el último también que tocaron de él esa noche. Vale que tienen bastantes discos y que no están dos horas en escena pero despachar el disco que presentaban con sólo dos canciones me pareció demasiado poco aunque claro, si exceptuamos “Fear Of Tomorrow”, del resto de discos que tocaron ese fue el número de temas elegidos para representarlos.

La primera parte del concierto la coparon las canciones de más reciente cuño como “Chill My Bones” y “Legions”, del disco homónimo, o las dos que cayeron de “When Death Comes”, el tema que le da título y la otra habitual del mismo, “10.000 Devils” que, no obstante, gozaron de una respuesta bastante buena. En ellos la voz de Michael desentonó muy poco, obviamente nada en los cortes grabados por él pero tampoco en los que cantaba su predecesor S?ren Adamsen, y vi muy motivado y metido en el concierto al rubio vocalista que llevó todo el peso del grupo a nivel escénico y de comunicación con el público. Lo cierto es que me gustó más que la última vez cómo afrontó el concierto.

En esta parte también interpretaron otros temas de sus primeras obras como “The Challenge”, “Deeds Of Darkness” y la genial “By Inheritance” que, como era de suponer, subieron la temperatura de la sala y la respuesta de la gente fue de lo más entusiasta. De hecho, el resto del concierto lo dedicaron a recordar sus gloriosos tres primeros discos recalando especialmente en su ópera prima “Fear Of Tomorrow”, de la que también sonaron “The Eternal War”, “The Almighty” y la fantástica “Into The Universe” como punto y final.

Por supuesto no faltaron tampoco en la descarga de los daneses la coreada “Khomaniac” ni el himno “Terror Squad” donde Michael Stützer hizo coros, siendo otro de los momentos álgidos del show que aunque no llegó a la hora y media creo que dejó satisfechos a la mayoría de los presentes, sino a todos.

Personalmente me hubiera gustado que hubieran tocado alguna más del último disco o que añadieran o incluso cambiaran, que tampoco creo que pasara nada, algunos temas antiguos por otros menos habituales que lo siempre tocan. Aún así salí satisfecho del concierto y la lástima fue que la asistencia fuera tan lamentable porque por solera, trayectoria y buenos temas merecen más pero es lo que hay. Los que no fueron, ellos se lo perdieron.