DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Age Sten Nilsen´s Ammunition, Sextynice, Volum3n + Stonebeat, Sala We Rock, Madrid, 8 de noviembre 2015

(Texto y fotos: David Ortego) La nueva super banda de Hard Rock formada por el que fuera vocalista de Wig Wam, Age Sten Nilsen, recalaba en Madrid para presentar su sobresaliente debut “Shanghaied” pero, ni el elenco de músicos de renombre, ni el hecho de ser al día siguiente festivo en la capital con motivo de la Almudena, ni tres bandas invitadas evitaron que la sala presentara un aspecto lamentable, ya que poco más de setenta personas (a ojo) nos dimos cita en el momento de mayor afluencia.

La tónica habitual en este tipo de conciertos volvió a repetirse y una sala vacía, a excepción de unos pocos familiares y amigos de Stonebeat, más algún compañero de prensa, recibió a los madrileños que arrancaron su concierto con “Scream My Name” de su primer trabajo editado “The Wild Days”.

De hecho, su disco debut fue interpretado íntegramente por lo que también pudimos escuchar “Ridin´ Tonight”, “Water Of Fortune”, “Whispers From My Soul” y una interesante “My Sweet Piano” donde Ángel y su teclado fueron protagonistas aunque, en líneas generales, su instrumento quedó bastante bajo en la mezcla final y la guitarra de Nacho se lo “comió”. Por cierto, bastante diestro a las seis cuerdas este último.

Su concierto lo completaron un par de versiones, “Straight Through The Heart” de Dio y “Damage Case” de Lemmy y los suyos que, sin estar del todo mal, quedaron mejorables. También interpretaron un medley instrumental, durante el que Rafa abandonó las tablas, dejando a sus compañeros tocando algunos fragmentos de conocidos temas que desembocaron en la parte final de “Afraid To Shoot Strangers”. No entendí este medley salvo que fuera porque no tenían más temas preparados ya que no creo que tras seis canciones Rafa necesitase descansar la voz….

“Rock´n´Roll”, otro tema de “The Wild Days”, sirvió de cierre a un concierto donde se vio a una joven banda con ganas pero con bastante margen de mejora y la lógica falta de tablas. Seguro que a base de conciertos van afianzando su sonido y su presencia.

Cambio de grupo y de estilo ya que del Rock/Metal en inglés de Stonebeat pasamos al Rock-Duro en castellano de Volum3n quienes me sorprendieron bastante, debo admitir, ya que cuajaron una actuación muy “seria” y compacta, sobre todo teniendo en cuenta que no han editado más que una maqueta ya que su primer disco, “Uno”, está a punto de ver la luz.

“Sígueme” de su demo abrió fuego y, en algo más de cuarenta minutos, mostraron cuáles eran sus cartas. Un rock pegadizo, con unas letras que me gustaron por lo “curradas” que me parecieron, tocado por unos chavales que dejaron claro que hay algunas horas de ensayo detrás de su debut.

Por ello, además de tocar los tres temas que componen la demo, del que su guitarrista Jorge Vega lanzó algunas copias hacía la mitad del concierto, presentaron nuevas canciones que siguen la línea marcada en “Por Dentro” o “No Somos Dóciles”, sin duda la que más me gustó, (con una historia curiosa, pero nada nueva por desgracia, sobre cómo las compañías quieren moldear el sonido de las bandas para vender el producto tal y como su bajista José nos relató brevemente) como “Mis Palabras”, “Como Pez En el Aire”, “Recuerdos de Rock´n´Roll” o “Incombustible”.

Todos los miembros de Volum3n me resultaron convincentes en su labor pero quizás destacaría al baterista Dani Martín, cuya pegada y forma de tocar me gustaron mucho, y al cantante y guitarrista Pablo Martín, cuya voz me pareció un híbrido entre la de Fernando Madina de Reincidentes con algún deje de Evaristo de la Polla que quedaba genial en el conjunto.

Una correcta versión del clásico de Neil Young “Rockin´ In The Free World” y otro tema nuevo titulado “Más Fuerte” dieron por finalizado un concierto que, como decía al principio, me sorprendió gratamente a pesar de no encajar estilísticamente del todo con el resto de bandas del cartel.

Turno ahora para la banda que ha acompañado a los escandinavos en todas las fechas de esta gira española, los valencianos Sextynice. Ellos contaron con algo más de gente entre el público dada la tardía hora a la que salieron aunque, inicialmente, muchas estaban fuera de la sala sorprendidos por un rápido cambio con la banda anterior.

El grupo sufrió a finales del año pasado cambios en su formación quedando como único vocalista Álvaro López y, al menos esta noche, su buen guitarrista Joe A. Arca se encargó de este instrumento pero no de los teclados como he visto que hacía en otras ocasiones. El resto del grupo lo completan el baterista Ricki Vañó y el bajista Julio Armelles con su bajo de seis cuerdas, tal vez demasiadas para la música que ejecuta el cuarteto.

Sea como fuere, y a pesar de que cuando arrancaron con “Salida 169” la sala estaba vacía, los de la capital de Turia no se vinieron abajo y presentaron a conciencia su disco “Despierta”, vuelto a grabar a principios de este año con algunas modificaciones respecto a su primera edición, completando su repertorio con una versión del “Get The Funk Out” de los americanos Extreme y un tema nuevo, “Suerte y Rendición”.

No se les puede negar que le echaron ganas pero, al igual que el resto de sus predecesores, la floja asistencia y un público bastante frío que iba clara y exclusivamente a ver a Ammunition, jugaron en su contra y creo que no lograron conectar con él en ningún momento (sólo con las personas que les acompañaban de su ciudad) ni con cortes movidos como “Vivir a tu Merced” o “No Mires Atrás”, con la que se despidieron, ni con el resto de temas que interpretaron de “Despierta” como el que le da título al disco, “Una Noche Más” o “Falsas Promesas”.

Su puesta en escena se sustenta fundamentalmente en el buen hacer de Álvaro, pese a que vocalmente no me gustó en demasía, quien hasta se quitó la camiseta de tirantes hacía el final del concierto e intentó por todos los medios animar a los escasos presentes sin demasiado éxito. También destacan los coros y buenas cualidades a la guitarra de Joe Arca, mientras que al bajista Julio Armelles le vi algo más apático y a “su rollo”, aunque cumpliera bien con su papel.

No me desagradaron pero he de reconocer que tampoco me mataron y es que, cuando es el tercer telonero que ves cuyas canciones no conoces, tu mente está más puesta en el grupo principal que va a salir que en disfrutar de lo que te ofrecen en ese momento. No es una excusa sino la cruda realidad y el arma de doble filo de llevar tres grupos invitados. Tal vez en otras circunstancias lo habría disfrutado más pero esa noche yo también fui de los que no conecto con su propuesta. Qué le vamos a hacer.

Por fin, y cuando daban las once de la noche, saltaban a las tablas de la We Rock los miembros de esta nueva super banda de Hard Rock con una sala que no llegaba al centenar de asistentes. Sin embargo, esta circunstancia no nos privó de disfrutar de un gran concierto por parte de un grupo que, a pesar de llevar tan poco tiempo, mostró una compenetración y una solidez entre sus miembros encomiables.

Evidentemente, “Shanghaied”, fue el absoluto y total protagonista de la velada desde la inicial “Do You Like It” hasta los bises iniciados por “Silverback”, pero también hubo tiempo para recordar a Wig Wam con las celebradas “Gonna Get You Someday”, “Hard To Be a Rock´n´Roller”, “Bless The Night” o “In My Dreams”, con la que se despidieron entre aplausos definitivamente. Todas ellas fueron muy bien recibidas por la audiencia que las cantó junto a Age como si no hubiera mañana.

Sin embargo, “Shanghaied” también ha calado muy bien entre los seguidores del Rock melódico y sus canciones, que considero muy inspiradas y repletas de calidad, sonaron muy bien en un concierto cuyo, ritmo en los primeros compases, fue vertiginoso enlazando sin respiro la primera canción con el medio tiempo “Shanghaied” y la pegadiza “Strung Out”.

Con un sonido bastante alto pero una mezcla equilibrada entre todos los instrumentos, a excepción del teclado de Lasse Finbrathen que estaba demasiado bajo para mi gusto, “Lighthouse” bajó un poco las revoluciones mostrando la sensibilidad y las grandes facultades vocales de Nilssen aunque, desde luego, cuando estás arropado por este genio llamado Erik Martensson en los coros aunque lo hubiera hecho mal nadie lo habría notado. Espectacular el joven líder de Eclipse tanto a los coros como a la guitarra acompañando a Jon Pettersen, con el que se le vio muy a gusto y compenetrado bromeando incluso con la faceta más “blusera” de este último y la más “heavy” de Martensson.

“Tie Me Down”, que recuerda a Gotthard horrores, nos devolvió a derroteros más cañeros con los presentes coreando el pegadizo estribillo, volviendo “Road To Babylon” a poner el contrapunto tranquilo donde el vocalista se colgó la acústica para bordar una sentida interpretación de esta gran balada. Así llegamos al ecuador del concierto con el bajo de Hal Patino, macarra como él solo, introduciendo “Hit Me (With Your Bombs)”.

A estas alturas del concierto la verdad es que se me había olvidado el cansancio acumulado durante las horas previas porque la banda estaba ofreciendo un gran espectáculo, tanto visual como instrumental, y los pocos que éramos estábamos entregados y rendidos al grupo creando un gran ambiente. Eso sí, la escasa asistencia no pasó desapercibida y el vocalista preguntó si éramos los únicos que no teníamos que trabajar al día siguiente y por eso había tan poca gente, añadiendo que se había quedado con nuestras caras y nos reconocería en una próxima visita, que ya veremos si tiene lugar, aunque ojalá así sea.

Ya en la parte central una apropiada versión del “Fat Bottomed Girls” de Queen y la lenta “Heart´s Not In It” nos condujeron hasta “Wild Card” y la rockera “Take Out The Enemy”, otro de los mejores cortes para mí del disco que, como el resto, les quedó fantástica. Seguidamente un breve solo de batería a cargo de Magnus Ulfstedt, quién finalmente se ocupó de los parches aprendiéndose las canciones en un tiempo récord, nos llevó a otro par de temas de Wig Wam.

Las citadas “Hard To Be a Rock´n´Roller” y una genial “Bless The Night”, disfrutada al máximo por los presentes, dejaron claro que se les echa de menos tras su separación el año pasado mientras “Give Me a Sign” nos devolvía a “Shanghaied” y les despedía antes de los bises.

Estos arrancaron con Erik y Age cantando a capella, igual que en el disco, la primera estrofa de “Silverback” en la que el vocalista se vino arriba, tal vez demasiado, bajando del escenario y cantándole casi en exclusiva a una chica del público de manera bastante sensual para sorpresa de la susodicha que, sin embargo, se tomó con buen humor que le agarrara el escote de la camiseta aunque su cara de estupor fuese evidente mientras cantaba el estribillo junto a Nilsen.

El punto y final corrió a cargo de otro tema de Wig Wam, “In My Dreams”, tras 90 minutos clavados de concierto donde fue evidente lo bien que se lo pasaron en el escenario, pese a la poca gente que congregaron, y lo bien que nos lo hicieron pasar a todos los que nos decidimos a acudir a esta cita.

Veremos si este proyecto se consolida, sobre todo teniendo en cuenta lo ocupado que está el bueno de Erik con todos sus proyectos paralelos a Eclipse y sus labores de producción, porque desde luego este debut es todo un “pelotazo” y rebosa calidad por todos los lados. Gran velada la que nos hicieron pasar mereciendo mucho la pena haber asistido.