DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Julian's Fire, Sala Kiss, Madrid, 26 de junio 2015

(Texto: David Ortego - fotos: bk/ Jorge Lozano) Ambicioso, muy ambicioso el primer desembarco en nuestro país como parte del “The Rock´n´Roll Is Burning World Tour” de la banda colombiana liderada por Julián Sánchez Bautista, Julian´s Fire. Nada menos que trece fechas componían este periplo español durante los meses de junio y julio, cuatro de ellas en la capital.

A priori se me antojaban demasiados conciertos para una banda totalmente desconocida por estos lares pero, como nos comentó antes del bolo su manager, para el grupo era todo un éxito poder tocar en España y que los medios de su país, afincados aquí, se hicieran eco de esta visita independientemente de si iba mucha o poca gente a verles.

Efectivamente, éramos bastantes pocos (siendo generosos…) los que esperábamos la salida de Julián y su banda cuando pasadas las once de la noche aparecieron sobre el diminuto escenario de la sala Kiss, a la que iba por primera vez, arrancando su show con la pegadiza declaración de intenciones “Aquí Estamos”, y Julián ataviado con una cazadora de cuero con el logo de su grupo y tocando la guitarra rítmica, aunque su aportación con este instrumento fue bastante testimonial, todo hay que decir.

Con un sonido bastante deficiente durante prácticamente toda su descarga (el equipo de la sala no daba para más imagino) el vocalista fue alternando temas de su debut homónimo, motivo de esta gira, como “Fácil de Atrapar”, la notable “Adicto a Ti”, “Se Acabará”, la lenta y pesada “Libertad”, que bajó algo las revoluciones, o la cañera “Héroes Fingidos” con algunas versiones de clásicos del metal.

La primera sorpresa en este aspecto llegó muy pronto con una correcta versión de “Los Rockeros Van Al Infierno” de Barón Rojo cantada por todos los presentes pero la verdad es que hubo de todo ya que, aunque el estilo de Julian´s Fire es más rockero que metalero, (por lo que “Highway Star” parecía más que apropiada y más llevando teclista) se marcaron, no obstante, “Symphony Of Destruction” de Megadeth y la celebrada “Walk” de Pantera. Algunas les quedaron mejor que otras, pero ante una audiencia no muy familiarizada con tus temas siempre animan algo el cotarro los “covers”.

Julián se mostró muy simpático y dicharachero durante la actuación, animando a los presentes a participar cantando o dando palmas, presentando y viviendo los temas con pasión arropado por los músicos que le acompañaron instrumentalmente y a los coros, sin excepción, dando sensación de solidez y mostrando una gran actitud en todo momento. Dado los pocos que éramos fue todo un ejercicio de profesionalidad denotando las ganas de agradar y “vender” sus temas a cualquier potencial seguidor de su música.

Aprovecharon también la ocasión para presentar “Abismo En Mi Interior”, un tema que no aparece en su debut, aunque sigue la línea marcada en él, cerrando su concierto con “Olvido”, en la que el vocalista se bajo del escenario y cantó parte de él arrodillado en el suelo en un gesto para la galería muy de “Rock Star”.

Aunque parecía haber terminado aquí el concierto, aún faltaba otro de sus temas “estrella”. “Sigo” fue la elegida para despedirse definitivamente mientras le brindábamos unos aplausos bien merecidos, independientemente de que los temas gustaran más o menos, a un concierto en el que mostraron cercanía y buena actitud, además de canciones más o menos notables. Eso siempre es de valorar positivamente.

Veremos si esta ambiciosa gira le sirve al colombiano para ampliar el número de seguidores y cómo afrontará su próxima obra para lograr su sueño ya que, como dice su canción, “su vida es el Rock´n´Roll”. Les deseo la mejor de las suertes en tan difícil empresa en los tiempos que corren.