DMS en Español DMS en Inglés DMS en Alemán Contacto por E-Mail DMS on Twitter DMS on Facebook

Richie Kotzen, Sala Caracol, Madrid, 1 de diciembre 2012;

(Texto y fotos: David Ortego) El día en el que se estrenaba el último mes del presente ejercicio, y siendo fiel a la tradición de los últimos años con el público español, volvía a presentarse en la capital Richie Kotzen. Misma sala que la última vez pero asistencia diferente ya que pudimos estar algo más cómodos debido a que la afluencia de público fue algo menor, y eso que mucha gente se decidió a última hora evitando que la sala presentara sólo media entrada. No obstante es curioso que, en líneas generales, la respuesta del público una vez comenzado el show fuera bastante parecida a ocasiones pretéritas, es decir, todo el mundo completamente absorto mirando el escenario sin hacer ni un ruido que no fuera aplaudir al término de cada tema o alguna ovación improvisada tras algún solo o jam, y es que no es para menos porque lo de este guitarrista es para quitarse el sombrero y tomar nota.

La excusa para esta nueva visita era presentarnos su último trabajo discográfico, "24 Hours" y decidió abrir con cuatro temas del mismo para dejarlo después completamente de lado y centrarse en otros clásicos de su extensa carrera. Así descargó de un golpe, cuando pasaban cinco minutos de las nueve y media de la noche, "Bad Situation", "Help Me", "24 Hours" y "Love Is Blind", que son continuistas totalmente con ese estilo blusero en ocasiones, funky otras, con alma de soul en el resto, al que nos tiene acostumbrados, ante la atónita mirada de todos. Para los que ya lo habíamos visto con anterioridad nada nuevo bajo el sol pero era curioso escuchar algún comentario preguntándose cómo era posible tocar así sin usar púa. La verdad es que es alucinante cómo es de diestro en esta forma de tocar el guitarrista de Pensilvania sobre todo teniendo en cuenta que el "fingerpicking" es un estilo relativamente nuevo para él pero que ha influido sobremanera en su estilo a la hora de tocar y, por ende, en su sonido.

Cómo suele ser tónica habitual en sus conciertos, la comunicación con el auditorio fue inexistente. Hay a gente que le resulta criticable pero supongo que yo me he acostumbrado a ello y la verdad es que prefiero este extremo, en el que te sumerges totalmente en la música sin distracciones, que un concierto lleno de parones sin sentido y "gracietas" más propias del club de la comedia. Aunque seguramente en el medio está la virtud y Kotzen debiera interactuar algo más con la audiencia pero así es él.

Una vez superado el trámite de presentarnos su nueva obra, saltó atrás en el tiempo hasta detenerse en "Into The Black" del que interpretó dos cortes seguidos. Las elegidas fueron la tranquila "Fear" y la brutal "Doin´What The Devil Says To Do" donde la interpretación tanto instrumental como vocal de Richie fue estratosférica. ¡Qué feeling! Nos puso a todos los pelos como escarpias. Y es que si algo me emociona de este guitarrista no es sólo cómo toca sino la bien que canta. Posee una voz privilegiada que en directo despliega sin despeinarse mientras realiza cosas imposibles con su Fender Telecaster Signature que, por cierto, fue a única guitarra que tocó esta noche diferenciándose así de muchos virtuosos que usan infinidad de "hachas" en sus conciertos. A él con una le basta y le sobra para humillar al 90% de los guitarristas.

Perfectamente escoltado por el bajista Dylan Wilson y el baterista Mike Bennett, que también estuvieron brillantes tanto con sus respectivos instrumentos como al acompañamiento vocal del "jefe" y en las jams que se marcaron para alargar algunas canciones, seguían cayendo más temas de la extensa discografía de este prolífico hombre. "Losing My Mind", "A Love Divine" y sobretodo "Fooled Again", uno de mis cortes favoritos, cosecharon tremendas ovaciones al igual que "High", de su álbum "Change".

Uno de los momentos en los que nos pudimos dar cuenta de lo buen cantante que es fue cuando interpretó dos baladas de sus bandas más conocidas. "Shine" de Mr. Big y "Stand" de Poison. En el caso del corte que originalmente cantaba Eric Martin este no lo habría hecho mejor actualmente pero es que Bret Michaels no creo que la cantara tan bien en directo ni en los tiempos en los que fue escrita. Alucinante como bordó ambas canciones dejando claro que, en la faceta de compositor, también es un fuera de serie ya que estos temas cosecharon gran éxito en su momento para estos grupos y él fue el autor.

Tras ellas, otro de los temas que no faltan nunca en su repertorio desde la edición de "Peace Sign". Una movida "Paying Dudes" que levantó los ánimos tras las dos baladas previas y que alargaron con una jam en la que se lucieron un poco (por si no lo hubieran hecho bastante ya…) y con la que se marcharon del escenario sin mediar palabra, levantando sólo la mano en señal de agradecimiento.

Obviamente volvieron a salir animados por los gritos, silbidos, aplausos que les brindamos para obsequiarnos un par de bises. El primero de ellos, otro de los imprescindibles del de Reading, una emocionante "Remember" que "destrozó" a las damas presentes (que ya estaban más que entregadas al guaperas de Kotzen) y desató la envidia entre el sector masculino por los efectos que produce a las mismas. Soberbia interpretación una vez más.

El broche le correspondió a la funky "Go Faster", que puso a la sala a bailar y a corear el estribillo, y con el que definitivamente se marcharon para no volver a salir dejándonos con ganas de mucho más a todos, síntoma de que el concierto fue muy bueno, aunque esto no es noticia porque siempre ha sido así. Richie volvió a triunfar en Madrid y es que no me viene a la cabeza ahora mismo un guitarrista capaz de tocar de esa forma tan virtuosa a la par que personal, cantar con ese feeling tan rotundo y componer como él lo hace. Único en su especie.
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen
Richie Kotzen